1. Arquitectos
  2. Revista
  3. Todas las contribuciones
  4. Personalización en masa
A la vista general

Personalización en masa o lista para usar: ¿Cuánta individualidad puede tolerar la arquitectura?

A la hora de construir una residencia privada o un apartamento, la cantidad "adecuada" de individualidad no sólo se refiere a la creación de espacios de vida atractivos, sino también al diseño de propiedades que mantengan su valor en el largo plazo. En ningún lugar hay una mayor demanda de diseño personalizado como entre las cuatro paredes de nuestro hogar: los edificios y apartamentos deberían adaptarse a las preferencias individuales de vida y permitir que los ocupantes se identifiquen con ellas claramente. Los arquitectos, por tanto, tienen que planear para los usuarios de hoy en día. Sin embargo, si quieren diseñar edificios sostenibles, también deberían tener en cuenta qué querrán las generaciones futuras. Si la arquitectura cumple los requisitos que, probablemente son diferentes y algunas veces contradictorios, ¿cuán individual se le permite o se le obliga a ser?

Julia Gill es una arquitecta autónoma y académica en Berlín. Ella completó un doctorado bajo Karin Wilhelm and Thomas Sieverts, sobre la individualización y estandarización en la construcción comercial de residencias privadas, y lleva a cabo una investigación, principalmente, en el área de los fenómenos periurbanos, enfocándose en edificios residenciales, lo cual es una preparación en parte para la exhibición IBA Berlin 2020. Ella forma parte del consejo directivo del “Netzwerk Architekturwissenschaft” (red de ciencia arquitectónica) y enseña y enseñó teoría arquitectónica en varias universidades alemanas, incluyendo la Universidad de Tecnología Braunschweig y la Universidad de Artes de Berlín.

Descubra más sobre Julia Gill y su trabajo en: www.juliagill.de

En principio, el derecho al completo desarrollo, como individuo, viene dado con las propias limitaciones del mismo. Porque sólo la tolerancia hacia los demás justifica la libertad de cada uno: conciliar con éxito la cantidad de individualidad de una sociedad proporcionará las concesiones que se requieren por parte de sus miembros. Ésta es la base para la continuidad de cualquier cultura. Cuando se refiere a la construcción, esto supone comparar el diseño de los clientes o arquitectos con los requerimientos que la comunidad cultural tiene en el entorno construido: en términos de diseño, así como de uso responsable y conservador de los recursos urbanos, pintorescos y espaciales. ¿Cómo puede esa conciliación tener éxito en la construcción de casas y apartamentos privados?

En primer lugar, debe establecerse una distinción entre el deseo que un cliente o arquitecto tiene de expresar los conceptos individuales de forma de vida para una propiedad residencial y la oportunidad de amueblar las casas o los apartamentos de manera individual. Aunque no ocurre realmente que las oportunidades para el desarrollo individual siempre se acompañen de una arquitectura única, al igual que la arquitectura de los edificios adaptables no es necesariamente genérico. Al contrario.

La encarnación pura de un concepto individual de vida es un chalet en un campo verde. Si estos "hogares arquitectónicos", individualmente diseñados, fueron un día la prerrogativa de una pequeña clase alta, la construcción comercial de residencias privadas promete individualidad a una amplia clase media por primera vez, gracias a los más modernos métodos de producción. Los principios de la personalización en masa permiten que los productos varíen bastante, siendo aún producidos en series, creando directamente un diálogo individual entre el cliente y el arquitecto. Ya un vistazo rápido a los catálogos de casas de ensueño de algunas empresas de construcción y a las viviendas acomodadas en los ricos suburbios urbanos demuestran que muchas casas no son tan exclusivas, después de todo.

En los diseños personalizados que han definido las gamas de producto de los proveedores comerciales de residencias privadas, en particular desde los años 90, nos estamos enfrentando continuamente con las mismas imágenes idealizadas, las cuales han sido estandarizadas por los proveedores. Estas imágenes representan mundos de ensueño: desde el fácilmente memorable toque mediterráneo y una "atmósfera cool" a los castillos inalcanzables y jardines de los guapos y ricos. Éstos son reproducidos implacablemente en todos los tipos de material publicitario: revistas de diseño de interiores, catálogos de tiendas de muebles, tabloides de prensa, guía de viajes y películas de televisión. A todos ellos se les da forma de un modo similar.

Las producciones Degeto son influyentes en este sector, como las series de televisión por Inga Lindström and Rosamunde Pilcher: el Landarzt (Country doctor), the Klinik unter Palmen (Clinic under the palms) o el Traumhotel (Dream hotel). Numerosos programas de televisión sobre diseño de interiores son emitidos varias veces al día para satisfacer el anhelo de viviendas: dan consejo sobre la decoración del hogar, a la vez que aparecen fragmentos de la vida familiar y se dan consejos prácticos y guías para la adaptación de estos mundos de ensueño a sus propias casas.

Nos enfrentamos a las mismas imágenes en los proyectos de desarrollo de propiedad, en concreto, en el segmento de lujo del sector de la construcción de residencias privados. Los inversores en estos proyectos están adaptando cada vez más las estrategias de marketing desde el sector de la construcción de residencias privadas y especulando sobre diversos diseños de productos, que van desde la arquitectura Gründerzeit hasta los edificios que atienden a un moderno estilo de vida (ver Palais KolleBelle. Savoir-vivre en Berlin, www.kollebelle.de; Choriner Höfe. El sutil arte de vivir, www.chorinerhoefe.de). Casi todos los desarrolladores de proyecto ofrecen la opción de individualizar las propiedades como un estándar: desde el diseño de la planta y las cubiertas de suelo y pared, hasta los sanitarios y accesorios. En el sector de las residencias privadas y la construcción, el lenguaje visual que retrata un cierto estilo de vida e imagen, debe abarcar las tendencias actuales. Tambien debe seguir siendo muy completo para satisfacer así el deseo de los clientes, tanto para diferenciarles como para generarles un sentimiento de pertenencia. Eso hace difícil la individualización, y la libertad ganada en la producción se compensa a través de un collage de imágenes ya preparadas.

Estas propiedades personalizadas, por tanto, ofrecen la percepción de individualidad, la misma que le falta a las típicas viviendas "salidas de la estantería". Esto también puede suministrarse en base a la variación y a la libertad de adaptación: no sólo permitiendo diferentes tamaños de casa y plantas de uso neutro, sino también proporcionando una libertad de diseño que, paradójicamente, es posible como resultado de una estandarización consistente. Sin embargo, esta "estandarización" no debería ser entendida como las soluciones estándar, cuya proliferación indiscriminada en las ciudades y en áreas rurales ha resultado en una crítica justificada de las series de producción. En su lugar, debería verse como un método que ahorra tiempo y dinero y que da rienda suelta al potencial para considerar los estándares comunes, en lugar de complacer los deseos del individualismo hecho a medida.

Algunos ejemplos de enfoques interesantes podemos encontrarlos en una serie de edificios residenciales, diseñados por la firma de arquitectura francesa Lacaton Vassal, como la construcción de 23 nuevos apartamentos en Trignac o la ampliación del Tour Bois le Prêtre (ver fotografías, página 18 ff., www.lacatonvassal.com). La estandarización de los detalles de diseño y el uso no convencional de materiales industriales muy simples, como las hojas de policarbonato y las unidades de efecto invernadero, redujeron radicalmente los costes de producción. El dinero ahorrado fue reinvertido en más espacio y ahora se encuentra disponible para su adaptación por los residentes: incluso bajo las fuertes restricciones de un proyecto de construcción de viviendas sociales.

Reducir el nivel de finalización del edificio a un caparazón y traspasar la responsabilidad de terminarlo a los usuarios también ofrece diversas libertades de configuración. Están emergiendo varios tipos de "residencias privadas dentro de un bloque de apartamentos". Ello se está testando, actualmente, en el proyecto de construcción residencial “Tila” en Helsinki, diseñado por el arquitecto Pia Illonen (www.talli.fi ), y en el proyecto IBA Grundbau und Siedler (Basic Building and Do-It-Yourself Builders) por los arquitectos de Colonia BeL (www.bel.cx). Es evidente que hay un gran potencial de identificación en el estimulante reino entre crear el "marco" de serie y el "contenido" específico, diseñado expresamente para el usuario. La prueba final fuera de las casas, por sus propietarios e inquilinos, demanda creatividad y compromiso, aunque también permite a los residentes amueblar las propiedades de acuerdo a las preferencias personales y al dinero que tienen a su disposición.

Estos ejemplos también muestran que los edificios y apartamentos, los cuales son adaptables porque están basado en los principios de estandarización, en lugar de en la individualización, pueden ciertamente ser arquitectónicamente únicos y de una elevada calidad. También son más fáciles de identificar con el cliché de los apartamentos y residencias privadas individualizados, y muchas veces mantienen su valor mejor a largo plazo. Porque, mientras los proveedores hacen a sus clientes pagar por el diseño que quieren, un día, cada casa hecha a medida será demasiado grande o demasiado pequeña para sus inquilinos, dependiendo de los desarrollos familiares o profesionales. O quizá siga los dictados de la moda: a las generaciones futuras no necesariamente les gustará aquello que los clientes un día encontraron atractivo, lo cual podría tener, definitivamente, un efecto negativo, en particular, en el valor de muchos hogares familiares suburbanos. Al contrario, la estandarización no sólo reduce los costes, sino también el uso de los recursos. Si se implementa de manera inteligente, permite un alto grado de libertad para el desarrollo personal. Un estilo de vida individual no necesariamente implica una construcción también individual.