1. Arquitectos
  2. Revista
  3. Todas las contribuciones
  4. La búsqueda del "casi nada"
A la vista general

La búsqueda del "casi nada"

Al considerar el trabajo del SANAA, le gustaría pensar que no puede reducirse más. Pero entonces Kazuyo Sejima (*1956) y Ryue Nishizawa (*1966) dieron la sorpresa con un diseño que dejó a los previos en la sombra. El dúo de arquitectos de Tokyo, caracterizados por sus edificios puristas, recibieron el Premio Pritzker en 2010.

La habilidad de los arquitectos japoneses Sejima y Nishizawa no se limita a un pensamiento extraordinario. Los dos también saben cómo comunicar esto con un cierto ímpetu. Y así lo probaron en Weil am Rhein, donde SANAA diseñó la nave de producción de la empresa afiliada Vitrashop del campus Vitra. "Nunca ganas contra Sejima," dijo el cliente Rolf Fehlbaum con una sonrisa en la conferencia de prensa. "A veces puede ser un poco cabezona." En vez de dividir el área total de la nueva nave en cuatro zonas separadas tal y como pedía la administración de la empresa, SANAA propuso un edificio único y prácticamente circular. El revestimiento de la fachada, que comprende solo 6 mm de grosor, con vidrio acrílico corrugado envuelve al edificio como una cortina. Da a toda la estructura un carácter ligero, como si casi no pesara. Después de terminar la "Fábrica del futuro" en 2009, el cliente tuvo que esperar otros tres años para la fachada. Esta paciencia ha sido recompensada: SANAA ha reinventado la construcción industrial.

Este fue el primer edificio de producción en casi 20 años de colaboración de este dúo. "Sejima y Nishizawa y asociados" se convirtió en SANAA en 1995. Además de su colaboración mutua, ambos socios tienen sus propios proyectos. Después de que SANAA hiciera realidad un número de edificios residenciales y museos menores de Japón en los 90, movieron el foco de su actividad progresivamente a Europa y Estados Unidos, donde desarrollaron rápidamente una imagen distintiva con planes extraordinarios. Los diseños de SANAA se caracterizan por su transparencia y amplitud, una reducción minimalista en términos de material y color, y una predilección por el vidrio, el hormigón y el color blanco. "Nos concentramos en la esencia. Es lo más importante para nosotros. Y la esencia de un espacio es simplemente blanca. No es posible reducirla más, sino nuestra arquitectura sería probablemente transparente o invisible," explicó Sejima en uno de sus extrañas declaraciones programáticas.
Esta búsqueda del "casi nada" es un objetivo común del trabajo de SANAA. A pesar de la impresionantemente larga lista de proyectos, su página web apenas presenta una lista de cinco direcciones de correo electrónico sobre fondo blanco. Esta limitación transmite precisamente la simplicidad que SANAA expresa en sus diseños.

El dúo de arquitectos obtuvo reconocimiento global con el "Museo del Siglo XXI del Arte Contemporáneo" en Kanazawa, abierto en 2004. La estructura circular del edificio no tiene ni una fachada delantera ni una entrada principal definida. Los usos públicos se adaptan a lo largo de la fachada exterior, que está completamente acristalada. Dentro del círculo hay áreas de exhibición distribuidas por un número de galerías rodeadas por zonas de acceso intercaladas con patios interiores, a las cuales les llega la luz del día a través del vidrio de la fachada. Dependiendo de las necesidades de espacio, las áreas pueden ser subdivididas usando grandes muros de cristal deslizables. Con la unidad estructural tradicional japonesa, SANAA no solo llevó a una versión extremadamente reducida la compleja distribución sino que, mediante la fachada exterior circular, también crearon la relación entre el ambiente interior y el exterior característica de sus diseños.

El Zollverein Cube demuestra cómo los arquitectos japoneses diluyen la masividad de los edificios europeos. El edificio de la universidad, abierto en 2006, se construyó para la "Escuela de Administración y Diseño de Zollverein", que desde entonces está cerrada. En el acatamiento de las bases del concurso, SANAA adornó las fachadas del cubo, que mide 35 x 35 x 34 m, con una fina red de unas 3500 ventanas que se abren de diferentes tamaños. Que esta variedad se redujera a 132 ventanas de cuatro tamaños durante la implementación solo se puede discernir al inspeccionar más de cerca. Sin embargo, la novedad es que las ventanas están concentradas en esquinas opuestas. Este posicionamiento es el resultado de una simulación diurna, que optimitza los aspectos de "uso" y "orientación". En un segundo paso, SANAA perfeccionó la disposición al incorporar el aspecto de "vistas". Esta es una de las principales razones por la que la mayoría de las ventanas están localizadas en la esquina suroeste con una vista de la mina de carbón de Zollverein.

SANAA también reaccionó de forma extremadamente sensible con el vecindario al trabajar en el "New Museum", New York, que abrió un año después. En un terreno de solo 20 m de ancho, desarrollaron una torre de 53 m hecha con seis cajas apiladas una encima de otra, que hacían ver al volumen global más compartimentalizado. Al disponerlas de una manera ligeramente desplazada permite crear lucernarios en tres direcciones cardinales. Suelos de hormigón pulidos y paredes blancas crean áreas de presentación neutrales para los exhibidores. El revestimiento de la fachada, hecho con aluminio ordinario expandido, es tan frágil como el área circundante de Bowery, el antiguo barrio de tugurios de la baja costa este del bajo Manhattan.

De nuevo completamente diferente, es como decir "tan delicado como una nube de humo flotando sobre los árboles" según SANAA, es el Pabellón de la Galería Serpentine, con el que hechizaron los jardines de Kensington en Londres en 2009. Pilares de acero cromado y diferentes alturas soportan un techo de aluminio pulido, que se extiende sobre 557 m2 de superficie de parque. El pabellón está ampliamente abierto - solo el café bar y el espacio redondo para eventos están protegidos frente al clima mediante muros acrílicos transparentes. Con este proyecto SANAA se acercó mucho a su búsqueda del "casi nada".

Con un diseño caracterizado por una amplitud similar, pero considerablemente más reconocible como "paisaje arquitectónico", SANAA creó el "Centro de Aprendizaje Rolex", que abrió en 2010. A pesar de la planta estrictamente rectangular, la obra nueva del campus de la EPFL (École Polytechnique Fédérale de Lausanne) aparece ligera y boyante con su forma ondulada. Con apoyos apenas visibles, el edificio acaricia el suelo, dejando un vasto espacio abierto entre medias a través del cual los visitantes desde cualquier dirección pueden llegar a la entrada principal. 14 patios circulares con fachadas acristaladas, que parecen haber sido selladas en la estructura, sirven de nexo entre el edificio y el paisaje de morrenas circundante. Debido a la ondulación de la estructura del edificio, no es posible ver la longitud total del mismo - solo al pasear la estructura interna se va revelando, y uno se empieza a orientar como si estuviera en terreno desconocido.

El nivel en el que SANAA entiende el paisaje y la arquitectura como inseparables es evidente de nuevo en el "Dependance des Louvre", abierto en 2012 en Lens, en el corazón de la antigua zona minera de Francia. Mientras que otros museos comparables llaman la atención sobre ellos mismos para mejorar la localidad con arquitectura escultural, SANAA desarrolló un solución extremadamente lisa de hormigón, vidrio y aluminio. El espacio de exhibición está distribuido sobre cinco cubos rectangulares posicionados según la antigua zona abandonada. La entrada, un cubo transparente de cristal, demuestra la proximidad y la amplitud con la que el museo quiere presentarse a sus ciudadanos. El resto de partes del edificio están revestidas con paneles de aluminio anodizado pulido, que reflejan las diferentes situaciones de los alrededores según el día y el año. De esta forma, la estructura plana se integra armoniosamente en el paisaje sin dominarlo.

En la ceremonia de presentación del premio Pritzker en Mayo de 2010, el jurado honró los diseños del dúo de arquitectos japoneses, describiéndolos simultáneamente como "delicados y poderosos" así como "precisos y fluidos". La agencia de noticias Kyodo citó a Ryue Nishizawa, "Me siento muy honrado y a la vez muy sorprendido." Kazuyo Sejima - que es de manera fortuita la primera y, hasta la fecha de hoy, única mujer en supervisar la arquitectura de la Bienal de Venecia - añadió: "Con este premio continuaré intentando hacer arquitectura maravillosa." Una promesa que SANAA ha mantenido hasta día de hoy.