1. Arquitectos
  2. Revista
  3. Todas las contribuciones
  4. Columna DGNB
A la vista general

Columna DGNB

Prof. Manfred Hegger, TU Darmstadt, es el presidente del Consejo Alemán de Construcción Sostenible (DGNB). Para él, los conceptos de responsabilidad y sostenibilidad van de la mano. Sólo una construcción ecológica, económica y socialmente responsable puede formar parte de un edificio sostenible.

Muchos se quejan de que el término "sostenibilidad" se está utilizando en exceso. Es prácticamente indispensable en auto-descripciones y en publicidad, pero normalmente no está implementado en su totalidad. Aún así, parece que la proposición de sostenibilidad está poco a poco generando más cambios en el modo en que piensan y actúan las empresas. En su ensayo "¿Qué es Sostenibilidad?"1, Dr. Bernd Klauer del Helmholtz Center para la Investigación Medioambiental, destacó: "El denominador común entre todas las definiciones de sostenibilidad es la conservación de un sistema... Algo debe mantenerse siempre para el bien de las generaciones futuras." Este objetivo, asumiendo la responsabilidad para el bien de las generaciones futuras, es la primera regla de acción sostenible.

La sostenibilidad abarca aspectos ecológicos, económicos y sociales. Las opiniones difieren sobre la importancia que deben tener cada uno de estos factores. Existen fuertes argumentos en cuanto a que el entorno es la base de la sociedad, y que el entorno y la sociedad son la base de los sistemas económicos. Esto arroja dudas sobre la afirmación de que el aspecto más importante es la optimización de todas las áreas de vida económicas. El cambio social que tiene en cuenta esta situación parece que sólo acaba de comenzar.

La industria de la construcción y los edificios tienen una gran influencia en todos los aspectos de la sostenibilidad. Debido a los altos recursos utilizados y a los largos ciclos de vida, así como a su diseño y efecto en los usuarios, los edificios tienen un impacto especialmente fuerte sobre el entorno y la sociedad. Los espacios y edificios influencian la vida diaria y el mundo en general.

Por ello, la construcción debería moverse en una dirección sostenible. Las ciudades y el transporte, los sistemas de energía y los edificios están experimentando un proceso de cambio acelerado. Al mismo tiempo, las innovaciones tecnológicas nos están ayudando a proteger los recursos ecológicos y económicos y, simultáneamente, a mejorar el confort del usuario. Para mostrar las ventajas de este tipo de tecnologías, la sostenibilidad de los edificios tiene que ser mensurable y demostrable. Aquí, el sistema de certificación DGNB está haciendo una gran contribución.

La sostenibilidad es uno de los muchos componentes en un nuevo desarrollo social y proceso de diseño. Puede sacarnos del despilfarro actual y también de las éticas de abstinencia no transmisibles. Si lo abordamos correctamente, podemos mirar con seguridad hacia un futuro que conserva los recursos y redefine las economías, que crea espacios fascinantes a los que podemos denominar, justificablemente, sostenibles.