1. Arquitectos
  2. Revista
  3. Todas las contribuciones
  4. Arquitectura informada
A la vista general

Arquitectura informada

El diseño paramétrico es un enfoque mediante el cual el diseñador presenta los resultados del desarrollo orientado al proceso, en tiempo real. Marco Hemmerling, profesor de diseño asistido por ordenador en la Detmold School of Architecture and Interior Architecture, capta la esencia de este enfoque orientado al proceso: diseñador y diseño están contacto directo y el arquitecto desarrolla su propia herramienta. De este modo, el ordenador se ha desarrollados desde ser una simple herramienta de dibujo a ser un medio de diseño con sus propias cualidades y requisitos.

Marco Hemmerling ha sido profesor de diseño asistido por ordenador en la Detmold School of Architecture and Interior Architecture y ha participado en los proyectos centrados en la investigación ConstructionLab y PerceptionLab en la Universidad de ciencias aplicadas Ostwestfalen-Lippe desde 2007. Él es el emprendedor y director del programa de Master en Diseño y Construcción Computacional (www.m-cdc.de), el cual se presentó en 2012 y que enseña diseño y métodos de fabricación basados en el ordenador, desde una perspectiva holística.
Tras sus estudios en arquitectura en la Bauhaus-Universität en Weimar y el Polytechnic Institute en Milan, Marco Hemmerling dedicó varios años trabajando como arquitecto en Alemania y Holanda, incluido en UN-Studio, donde fue co-responsable del diseño y la realización del museo Mercedes-Benz en Stuttgart. Desde 2006, ha dirigido el Estudio para el Diseño Espacial en Colonia, el cual trata el uso e influencia de las tecnologías digitales en la arquitectura y en el diseño.

Las nuevas tecnologías funcionan independientemente de su contenido: un cambio de percepción y de pensamiento. Producen nuevas realidades. O, en palabras del filósofo canadiense de teoría de la comunicación, Marshall McLuhan: "damos forma a nuestras herramientas, y después nuestras herramientas nos dan forma a nosotros." Así, para McLuhan, el desarrollo de las tecnologías de comunicación actúa como la fuerza impulsora del cambio social. El contenido digital influye sobre los espacios en los que vivimos, los objetos que nos rodean, las imágenes que vemos y los sonidos que oímos. En este sentido, crea una conciencia y percepción mejoradas de nuestra realidad. Este desarrollo no sólo provoca un cambio radical a nuestro alrededor: sobre todo, produce un espacio para el diseño y la interacción. El uso de herramientas digitales no sólo ha cambiado de manera sustancial el modo en que trabajan los arquitectos, sino que también ha alterado el diseño formal y la apariencia y percepción finales de los espacios y los objetos. Utilizando el último software de diseño, pueden generarse borradores de un modo que antes habría sido imposible, técnica y formalmente hablando. Y por ello, en un grado elevado, la tecnología computacional les libera de las condiciones convencionales de producción. Tanto en el diseño como en el proceso de fabricación, la dependencia se está cambiando desde operaciones analógicas a digitales.

La influencia de los medios digitales en la arquitectura se deriva de dos ramas de evolución. Por un lado, las herramientas digitales apoyan la formación de los conceptos espaciales. A través de la ilustración completa y tridimensional de los conceptos de diseño, por medio de simulaciones digitales e interacción directa con el modelo virtual durante el proceso de diseño, la percepción de las relaciones espaciales y funcionales mejora significativamente. Los modelos generados por ordenador permiten un enfoque holístico y una evaluación y comunicación de los conceptos arquitectónicos desde una etapa temprana. Desde el primer dibujo y visualización digitales, hasta los métodos de Modelaje de la Información de Construcción (BIM), los ordenadores pueden presentar ahora el diseño y proceso de planificación en su totalidad. Por otro lado, en concreto en los últimos años, ha habido un aumento visible en la construcción asistida por ordenador y en los procesos de producción utilizando plataformas CNC y tecnologías de fabricación rápidas. Los componentes de edificios producidos digitalmente y fabricados mecánicamente, amplían el espectro de diseño e integran en el proceso de diseño los parámetros resultantes de la elección de materiales y de la lógica de fabricación. Desde que el proceso de fabricación está totalmente automatizado, los costes de fabricación siguen, teóricamente, iguales. En este sentido, la nueva libertad de diseño se crea dentro de la producción arquitectónica, desde que la dependencia relacionada con los costes en los productos estándar se ha eliminado al máximo posible. La fabricación de productos individuales utilizando los nuevos métodos de fabricación permite una fabricación y diseño específicos para el cliente, como ya está ocurriendo en muchas áreas de la producción.

Diseño Digital
El potencial del diseño digital no está basado en la simulación de operaciones previamente analógicas, sino en el uso de procesos relacionados con el ordenador para el reconocimiento, vinculación, procesamiento y evaluación de interrelaciones complejas. Esto supone una gran diferencia con respecto a la clásica aplicación CAD, la cual, a pesar de apoyar el proceso de dibujo, no representa ninguna nueva cualidad en los métodos de diseño en sí mismos. Las herramientas digitales, por el contrario, sí apoyan nuevas direcciones y el desarrollo de conceptos espaciales de un modo orientado al proceso, bajo la influencia de varios parámetros. Desde que los resultados se presentan en tiempo real, se crea un contacto directo entre el diseñador y el diseño. Esto implica que la geometría resultante sea equipada con algoritmos o instrucciones matemáticas, las cuales permitan que pueda influirse en el desarrollo de la forma de un modo más versátil. Muchas aplicaciones de software ofrecen ahora la posibilidad de programar aplicaciones internas, las cuales permiten que los parámetros sean definidos individualmente para la creación del diseño. O, para expresarlo de otro modo: que los arquitectos desarrollen sus propias herramientas. Los procedimientos orientados al proceso permiten la manipulación de toda la estructura a través de diferentes criterios, sin que se pierdan los enlaces entre los subcomponentes individuales. Durante este proceso, el trabajo de diseño se apoya en un mayor grado gracias a la tecnología de la información. Modelos paramétricos como estos fomentan un nuevo método de diseño que requiere tanto arquitectura como conocimientos específicos y habilidades de tecnología de la información.
Con la ayuda de estos métodos, pueden producirse estructuras adaptables, que respondan a las influencias externas como la luz del sol o la carga del viento, o bien a las influencias internas, como el comportamiento del usuario o los procesos que éste realiza. La forma arquitectónica surge a través del tipo de conexión específica y de la priorización de los parámetros individuales. El diseño pasa de ser un proceso formal gráfico a ser un generador de estrategias. En este caso, el diseñador crea un sistema, en lugar de un resultado concreto. Además de la visualización de dependencias en el diseño, una de las mayores ventajas de este enfoque radica en la flexibilidad para influir sobre la programación en cualquier momento, y, al hacerlo, en el rápido desarrollo y evaluación de los diferentes conceptos o versiones de una solución de diseño. En este sentido, la complejidad espacial es ahora accesible y controlable por el diseñador.

Sostenibilidad digital
Una ventaja importante en el uso de los métodos de accesibilidad por ordenador, radica en las diversas posibilidades de vincular estratégicamente los procesos individuales entre ellos, para así utilizar sinergias y detectar problemas lo antes posible, desarrollando estrategias para su resolución. La base de este enfoque centrado en el proceso es el desarrollo de un modelo de diseño coherente y adaptable que, durante todo el proceso de diseño, puede desarrollarse de manera creativa y complementarse gradualmente, mejorándose con información adicional. Como resultado, surge una arquitectura integradora de la reciprocidad de diferentes variables, como la influencia espacial, la eficiencia del material, las condiciones de construcción y producción, así como el comportamiento del usuario, los criterios de sostenibilidad y los presupuestos.

Arquitectura: ex machina
El diseño digital crea una conexión directa entre lo posible y lo realizable. En este sentido, el ordenador se ha desarrollado desde ser una simple herramienta de dibujo que simulaba los instrumentos tradicionales, a ser un medio integrador para el diseño, con sus propias cualidades y requerimientos. El ordenador es, ciertamente, el medio más completo y dinámico que el diseñador haya tenido nunca a su disposición para hacer su trabajo. Sin embargo, para explotar todo su potencial, es necesario estar capacitado para usar el ordenador como un instrumento interactivo y entender su inteligencia artificial como una mejora creativa. Se nos impulsa a tomar esta responsabilidad en nuestra sociedad de la información y, a través de la profesionalidad en el uso de medios digitales, crear espacios para el futuro pensando en una arquitectura sostenible.